Junto con saludar en fraternidad y esperando que cada una de sus familias se encuentre con la tranquilidad y bienestar necesario, es que como colegio queremos expresar que no estamos ajenos a la contingencia nacional y estos hechos que hemos vivido como país, no nos dejan indiferentes, ya que cada uno de nosotros ha podido sacar sus conclusiones por lo visto en los medios de comunicación y/o vivido personalmente.

Como colegio católico reafirmamos más fuertemente que nuestro compromiso en la formación de personas, tiene un sello e impronta valórica, cimentado en el evangelio de Jesús, que ve al otro como un prójimo y entendiendo que todos somos parte y que construimos en conjunto comunidad. Justamente los valores que están en crisis en nuestra sociedad, son los valores que como comunidad tratamos de vivir día a día, CONFIANZA, RESPETO, RESPONSABILIDAD Y SOLIDARIDAD. Cada uno de estos complementa al otro y lo fortalece, lo cual va creando un ambiente de co-existencia armónica entre sus miembros.

Nuestro primer mandato es justamente enseñar y educar, pero la alianza con la familia es fundamental para poder formar personas con un fuerte compromiso social y con una ética y moral solida. Creemos que la crisis que vivimos como país tiene su sustento en la moralidad de nuestros actos, en donde hoy, al parecer lo bueno no es están bueno y lo malo no es tan malo, en donde se reclama por lo justo, pero a veces siempre para la propia conveniencia y de un modo egoísta.

Hoy más que nunca debemos vivir la comunidad escolar con la máxima que nos enseña Jesús “Amar al prójimo como a uno mismo” ya que si logramos vivir esta enseñanza que se nos invita a practicar en todo momento, podremos entender al otro en toda su dimensión.

Estamos convencidos, que como comunidad educativa vamos en un buen camino formativo, día a día nuestros alumnos, profesores, familias, directivos, personal administrativo y de servicio, damos lo mejor de nosotros mismos para construir nuestro querido colegio, Valle del Aconcagua, como un lugar en que vivamos los valores y principios que nos sustentan, para que así, cuando nuestros alumnos egresen de nuestro colegio puedan llevar consigo esa experiencia e impronta que marca y hace la diferencia para la construcción de un Chile más solidario, responsable, respetuoso y que viva la confianza.

Creemos que este momento que vivimos como país es un espacio para seguir formando a nuestros alumnos, no desde nuestras creencias o sesgos personales, sino que desde nuestro proyecto educativo que reconoce a la persona y a la sociedad desde una mirada cristiana.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.